VIDA A LOS MUERTOS – CUENTO

El juicio comenzó. El litigio legal fue arduo. La muerte no estaba en el contrato. Era cierto que de no hacer lo correcto nos quemaríamos hasta consumirnos y que al actuar de manera contraria ganaríamos la frescura del agua por la eternidad, pero la muerte no estaba en el contrato, era un precio demasiado alto a cambio de nuestros pobres intentos por vivir. Aun así, después de los tiempos en los que la inevitable muerte se ajusticiaba a los inocentes habitantes de la tierra, y después de haber denegado durante siglos la apelación a dicha cláusula, Él se atrevió a revivir a Lázaro. ¿Acaso eso no era favoritismo? ¿Acaso eso no era romper el acuerdo milenario? ¿No ameritaba esto que aquel depositario de la justicia fuese el que terminara consumido en las llamas?

A lo cual él argumentó:

—No, no es verdad que yo haya roto el contrato. Estoy bajo juramento. La carne no es eterna. La verdad es que tarde o temprano Lázaro volverá a morir y el tiempo de los hombres sólo es un breve parpadeo en el calendario del cosmos.

-Javier Trejo

Anuncios

TE INVITO A REESCRIBIR UN CUENTO

Este mes en enero11 invito a todos los lectores a reescribir un cuento o a intervenirlo. Para realizar este juego he elegido mi cuento “Plumbago azul”. La idea es muy sencilla, pueden colocar su versión reescrita, alterada, o modificada en los comentarios. Y veremos qué resulta de esto que es muy parecido al pasar una historia de boca en boca. 

.

Plumbago azul

Se cuenta que una mañana en el lejano continente de África todas las tribus del mundo miraron hacia arriba y encontraron una gigantesca flor color celeste que había crecido hasta alcanzar el cielo. El viento mecía sus pétalos con fuerza misteriosa, su baile rompía con un reposo inusitado. La amaron, la contemplaron con agrado, una luz inundó sus corazones y encontraron la paz; pero la flor se marchitó. Creyeron que la habían perdido y las cosas cambiaron. Comenzaron a luchar, a hacer la guerra “Ojo por ojo. Diente por diente”, hasta destruirse por completo. Al final, entre las impacientes ruinas, surgió una nueva flor tan maravillosa como su madre. La hija, pintada de un tierno color celeste, vivía en un cielo igual de claro y eterno.

-Javier Trejo

MARIPOSAS EN EL RODEO – CUENTO

Era primavera, el sol iluminaba los vastos sembradíos y el color verde se extendía por la planicie. El viento soplaba y los capullos de las mariposas se abrieron liberando a sus huéspedes. La multitud de insectos atacaron la vida revoloteando y esparciéndose hacia todas direcciones, manchando el paisaje con sus colores claros.

El rocío de la mañana había empapado las gradas del rodeo. La gente llegó temprano, subían y bajaban por las escaleras buscando el sitio predilecto para mirar el espectáculo. En cuestión de unos instantes el lugar estaba lleno a reventar. El vocerío de la muchedumbre estremecía el ambiente. Jacinto, el toro, esperaba su turno para entrar al ruedo: ese espacio misterioso de donde nadie regresa.

La puerta se abrió y el toro se vio rodeado de rostros. Con la aparición de Jacinto, la gresca creció. Conmocionada por el temor a las miradas y las burlas, la bestia corneó al aire violentamente. Las mariposas entraron volando y fueron descendiendo cada uno de los círculos plagados de espectadores. Pero ninguna se acercaba al ruedo, presintiendo quizá, el terror del toro en espera del torero.

Una despistada mariposa blanca se aventuró al redondel en que reinaba la furia de Jacinto. El toro atravesó con su poderosa cornamenta el diminuto cuerpecillo de la mariposa. Al ver esto, el pueblo lloró la muerte del insecto como nunca hubiese llorado al toro o al torero.

-Javier Trejo

GÉNESIS – CUENTO DE CIENCIA-FICCIÓN

Un extraño ser de luz brilla en algún lugar de la galaxia. Sus extremidades milagrosas alteran el ambiente dibujando un poema de color en el espacio. Los cráteres, cual platos de sopa caliente, humean a lo largo de todo el planeta iluminados por el brillo tenue de una luna púrpura.

El ser de luz tañe su harpa de color, interpreta una rapsodia delirante. Un segundo ser más extraño y luminoso que el anterior, de luz rojiza, se acerca. Son los últimos de su especie en todo el universo. Se encuentran, se funden en un choque violento, sacan chispas verdes, azules, doradas… Al separarse, nace un terrible frío, un sabor delicioso, una sinfonía; en un mundo extraño resurge la vida gracias a la naturaleza que origina todo, el eros.

1555395_801603703194551_3107933267835454989_n

LOS JUGUETES DE CAÍN – CUENTO CORTO

Hay familias que discuten mucho; también las hay que discuten poco. Hay familias donde los hijos son perezosos o las hay donde los padres los son. Se aprende a partir de errores, pero no quiero escribir sobre errores sino de aciertos. Caín era el hermano mayor de Abel. Siempre fueron muy unidos, salían juntos a jugar todos los días.

Caín tenía que cuidar a su hermano, quien era todavía muy pequeño, no era capaz de escalar una montaña o correr cuesta abajo, podría lastimarse. Un día, sus padres labraron a manera de obsequio dos juguetes de madera: Un ave y un ciervo. Aquella noche, al terminar de jugar, los dos niños resguardaron sus juguetes en una repisa. La noche transcurrió y Caín se despertó al escuchar unos sollozos. Se talló los ojos y se incorporó. Preocupado, volteó a mirar a Abel, quien se encontraba llorando.

La cama estaba cubierta por trozos de madera. Abel había intentado alcanzar su juguete provocando que el ciervo cayera al piso y terminara hecho pedazos, intentó repararlo usando clavos y martillo pero no funcionó. Caín tomó el ave de madera que le pertenecía y se lo entregó a su hermano. Abel atesoró aquel juguete siempre. Aquella noche durmieron tranquilamente. Más adelante, el destino les jugaría una broma, mientras tanto podían seguir siendo familia.

-Javier Trejo

1555395_801603703194551_3107933267835454989_n

+Cuentos