Heredar la ambición de tu inepto padre. Que tus hermanos se devoren los unos a los otros.

Una mala mordida y las encías hinchadas sangran perpetuamente.

La alcantarilla se inunda. Relamerse los bigotes. Escalar hacia la débil luz que asoma entre húmedas rejas de infancia. Mudarse a un drenaje más amplio. Y sonreír.

-Javier Trejo

Anuncios

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s