¡EL FUEGO, EL FUEGO! CALAVERITA A WALTER BENJAMIN – JAVIER TREJO

A Walter llegó a matar

Crítico y coleccionista,

Con un ritmo singular

La muerte capitalista.

Aquel recinto que hospeda

Al filósofo Alemán

Tiene la puerta gastada

Con emblema sideral.

Protege una pintura,

Gafas de grueso armazón,

Libros de densa lectura,

y un hombre sobre el sillón.

Ella prepara la bala,

Y le apunta hacia una oreja

Luego se queda perpleja

Detenida, enfadada

Pero su visión oscura

Logra ver dentro del sueño

Una imagen absurda

De aquel desgraciado dueño:

Un ángel asciende al cielo

Hay un duende jorobado

Walter avisa del fuego

En absoluto alarmado.

Un autómata jugando

Ajedrez ilimitado,

Varias lunas espaciales

Y un gatopardo maullando.

Monstruosas ruinas prehispánicas

Azteca, alemán y nahuatl

Rifles, armas trasatlánticas,

Desde Rusia hasta Managua.

Un sujeto peligroso

Un mago posiblemente

De intelecto tramposo

Leería todo esto en el presente.

La parca lo ejecutó,

Y manipuló la escena

Para que allí pareciera

Que Walter se suicidó

Aquí termina la historia

Del autor benjaminiano

Quien descifró la destructora

Barbarie del ser humano.

 

Javier Trejo

enero11 facebook

+Calaveritas

HERÁCLITO, EL OSCURO – CALAVERITA FILOSÓFICA – JAVIER TREJO

Sólo la muerte encontró

a Heráclito el ermitaño,

quien de sus males decía

que cambiaban de tamaño.

No sabía que vendría.

De entre todos sus amigos,

soledad y compañía

no esperaba en unos siglos.

Se encontraron frente a frente.

El oscuro la admiraba.

La pensaba diferente.

No la creía jorobada.

-Dime tú si es que lo sabes…

-dijo Heráclito a la muerte-.

¿Eres capaz de secar

la humedad de mis pesares?

Ella se acercó al oscuro.

Se miraron mutuamente.

Recargada desde el muro,

la muerte habló de repente:

-Yo soy la cura de todo

lo que tú puedas sentir.

La cama fresca de lodo

en donde irás a dormir…

¿Sabes? te he estado esperando,

¿me has esperado tú a mí?

Siempre te he estado buscando

¿no me habías visto venir?

Ella seguía cantando

la canción de los lamentos,

contando, hilando y rezando

la expiación de los portentos.

Él, en cambio, siempre supo

lo natural de las cosas,

que suelen cambiar de rumbo

hacia sendas azarosas.

Y fue turno del filósofo

para empezar a explicar

su propio argumento lógico

para la vida dejar:

-Si todas las cosas vienen

y todas las cosas van,

si encontrándose se entienden

y enfrentándose se dan…

Si el lejos, tras su desprecio,

pronto cerca se verá:

Los bienes de bajo precio

muy caros se venderán…

Si la naturaleza toda

solamente es vaivén,

¿cómo detener la boda

entre mi infierno y tu edén?

Uno de estos buenos días

el fuego vendrá quemando.

Todas estas alegrías

las irás abandonando…

Si todo lo que se muestra

termina siendo otra cosa,

eso sólo nos demuestra:

La fisis es azarosa.

Y así, se fueron la muerte

y el filósofo, el oscuro,

muy juntos con paso fuerte,

con su caminar seguro.

Se perdieron en la sombra

o en la sombra se quedaron

¿qué fue lo que encontraron?

Eso en esta historia sobra.

Javier Trejo

enero11 facebook

+Calaveritas

Hendrik_ter_Brugghen_-_Heraclitus

LA TUMBA DE LOS LIBROS – CALAVERITA LITERARIA – JAVIER TREJO

Una oscura noche lúgubre

en biblioteca central,

como es día de los muertos

los libros revivirán.

Es la luz de las palabras

la que alumbra los estantes,

libros se escapan brincando

vueltos fiesteros brillantes.

Libros grandes, libros chicos,

libros pobres, libros ricos,

libros tristes nunca abiertos,

libros sordos, libros tuertos.

Unos libros descocidos

se remiendan uno al otro,

y los que ya están zurcidos

arman mayor alboroto.

Fiesta para letras muertas

hacen el griego y latín,

se intercambian etiquetas

en una broma sin fin.

En las mesas de lectura

nos encontramos bailando:

Pedro Páramo y Neruda,

Saramago saludando.

Dos libros enamorados,

de arquitectura y diseño,

exhiben bien ilustrados

sus finos trazos de ensueño.

Unos libros de derecho

agarraron pasamanos,

como barra de cantina

para beber como hermanos.

Una noche a la medida

de los grandes eruditos,

plagada de versos y rimas

de los poetas malditos.

En el piso y en las mesas,

en las sillas y pasillos,

van saltando como grillos

miles de libros sorpresas.

En el área de consulta

Shakespeare anda audicionando.

Rostand y Homero disputan

a espada el rol de Teobaldo.

¡Muere nuestro aburrimiento,

vive nuestra diversión,

ha llegado el día de muertos,

fuera la desilusión!

Incluso Drácula vino,

junto a Jeckyll y mister Hyde;

Frankenstein pronto intervino

en cuanto atacaron a Wilde.

Y la noche transcurrió.

Por poetas y por locos

esta historia se escribió

hasta el amanecer.

La bibliotecaria halló

la destrucción de un tornado.

Entonces se desmayó

sobre el sitio destrozado.

 

Javier Trejo

enero11 facebook

+Calaveritas

YA VIENE EL DÍA DE MUERTOS – CALAVERITA LITERARIA – JAVIER TREJO

Los difuntos volverán

Para visitar sus casas

Otra vez disfrutarán

El sabor de las hogazas.

Pan de muerto, un buen tequila,

Tamalitos oaxaqueños

Agua dulce, pollo en mole

O lo que les guste a ellos.

Chilaquiles bien picosos

Huevitos a la ranchera

Frijolitos re sabrosos

Naranja, manzana y pera.

Taquitos o calabazas

Mezcal, vino, aguardiente,

Un bistecito a las brasas

Para la gente pundiente.

El altar sus fotos tiene

Y sus dulces preferidos

El cempasúchil sostiene

Sus pasos ensordecidos.

Calaveritas de azúcar

Papel picado en los muros;

Ellos vienen a buscar

Consuelo desde otros mundos.

Sólo entonces lograremos

Formar parte de la esencia

De aquellos quienes queremos

Recuperen la presencia.

 

Javier Trejo

enero11 facebook

+Calaveritas

EL INSTANTE NEGRO – CUENTO

Un hombre detuvo su paso en los límites del miedo donde una ola de pura oscuridad lo impactó haciéndolo chocar contra las rocas. No sabía dónde se encontraba ni quién era, pero sentía un bulto peludo que palpitaba unido a su cabeza. Cuando la luz se encendió, se encontraba frente a un espejo monumental. En un espasmo de terror, el aracnofóbico, distinguió sus colmillos, sus múltiples ojos brillantes y sus ocho patas.

-Javier Trejo

+Cuentos

Síguenos en
Facebook